domingo, 3 de enero de 2016

Saber sobre los sintomas del cancer

La mayoría de nosotros no nos preocupamos lo más mínimo por saber sobre ciertos temas, hasta que tienes un encontronazo con uno de ellos.

Sucede mucho, por ejemplo, con las enfermedades.

A mí me pasó, sin ir más lejos.

Un día te fijas en que tu marido tiene en la cara una manchita rojiza con una pequeña protuberancia. Se lo comentas  y él no le da importancia. No obstante, pasan los días y tú sigues observando que la manchita sigue allí y no parece una roncha ni una espinilla.

De pronto, recuerdas cosas que has oído o has leído de pasada, y una alarma se enciende en tu mente.

Por suerte para mi marido, esa alarma se activó a tiempo, porque de ser por él, aún hoy seguiría sin ir al médico.

Me costó convencerlo, pero pidió cita con el dermatólogo, quien nada más ver la mancha, dijo que tenían que operársela, porque era un melanoma.

Jose no daba crédito. No le cabía en la cabeza que aquella manchita pudiera ser ni más ni menos que un cáncer de piel.

Por suerte, todo quedó en un susto, porque le había aparecido hacía muy poco tiempo y tras extirparla, la piel quedó limpia y su organismo, libre de células cancerígenas.

Desde entonces, nos tomamos estos temas muy en serio, y nos cuidamos mucho de la exposición al sol y de observar cualquier lesión en la piel que no se cura después de un tiempo razonable.

A mí me sirvió además, para conocer de cerca el tema del cáncer, sobre el que desconocía muchísimas cosas.

Como más o menos todo el mundo sabe,  el cáncer es un fallo en el proceso de división celular, que se descontrola, y que puede provocar  la muerte. El cáncer de piel –precisamente- junto al de mama, colon y pulmón, es uno de los más frecuentes.

Y he aquí la –al menos para mí- principal preocupación sobre dicha enfermedad: los síntomas del cáncer.

¿Cómo puedo saber que estoy sufriendo uno? Pues no cabe duda de la importancia de diagnosticarlo a tiempo, ya que muchas veces de eso depende la supervivencia del enfermo.

Es obvio que depende del tipo de cáncer: tos sanguinolienta  en el caso del cáncer de pulmón, sangre en las heces en el de colon, dificultad para orinar en el de próstata, aparición de bultos (muy habitual en el de mama), etc…

Por desgracia, a veces los síntomas se confunden con los propios de otras enfermedades consideradas poco graves y el cáncer pasa desapercibido, hasta que un día se descubre cuando ya es tarde.

En el caso de Jose, él no presentaba ningún síntoma. Sólo una pequeña lesión en la piel que no aparentaba tener importancia. Como mi marido ahora dice siempre, de no ser por mí, el nunca habría ido al médico a consultarlo. Le parecía una tontería  y me consideró una exagerada y una hipocondríaca cuando yo insistí en que pidiera cita.

El caso es que unos meses más y podría haber sufrido una metástisis y verse envuelto en un proceso irreversible.

Hoy no lo contaría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario